Etiquetas:
El 19 de enero, la vicepresidencia del Gobierno recibió los borradores de las leyes trans y LGTBI. El 15 de febrero, Igualdad daba por perdida la oportunidad de llevarlas al Consejo de Ministros en febrero como era su intención.

Fuente (editada): EL SALTO | Patricia Reguero Ríos | 19 FEB 2021

El lunes 15 de febrero y tras dos semanas en las que el Ministerio de Igualdad trataba de lanzar mensajes en positivo sobre el avance del proceso para llevar a trámite una ley trans y una ley LGTBI, Igualdad cambiaba el tono de manera abrupta: el PSOE “impide que se produzca el debate” de estas dos leyes en el Consejo de Ministros del próximo 23 de febrero, como había anunciado el ministerio dirigido por Irene Montero tras anunciar en un primer momento que esto ocurriría en la primera quincena. Al reconocimiento de este choque preceden tres semanas de movimientos tácticos y declaraciones cruzadas que han llevado al bloqueo de dos leyes comprometidas en el programa del Gobierno de coalición y participadas por los colectivos.

La constatación del retraso —sin nueva fecha en el horizonte— que supone este choque llevó a la Plataforma Trans a convocar el jueves 18 de febrero una rueda de prensa en las escaleras del Congreso, desde donde han recordado que la petición de una legislación estatal se remonta al año 2015 y han pedido a Unidas Podemos buscar alternativas para la tramitación de la ley.

Así se ha gestado, día a día, este desencuentro.

19 de enero

Los borradores de la ley trans y la ley LGTBI llegan a la vicepresidencia primera del Gobierno el 19 de enero. Se trata de dos textos que el Ministerio de Igualdad presenta de la mano, aunque hasta ahora habían seguido caminos distintos. Por un lado, la ley LGTBI —un texto amplio y transversal que aborda la no discriminación del colectivo— procede de una propuesta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB). La ley trans, por su parte, se viene trabajando desde junio en una mesa creada por el Ministerio en junio del año pasado y tiene como origen un texto de la Plataforma Trans, que en 2015 dio a conocer un primer texto a los partidos y llegó a conseguir que Unidas Podemos registrara una propuesta en 2018.

20 de enero

Un día después, colectivos y activistas feministas lanzan el manifiesto Feministas por los derechos de las personas trans, que nace respaldado por 80 agrupaciones y 500 firmas individuales, y que en una semana consigue la adhesión de más de 600 organizaciones y más de once mil firmas. El texto previene contra el aumento de la violencia hacia las personas trans en el contexto de la controversia generada por la inclusión del derecho a la autodeterminación de la identidad sexual en una ley trans estatal demandada por colectivos de personas trans y sus familias.

21 de enero

Mientras tanto, el 21 de enero el PSOE registra en el Congreso la proposición de ley de Igualdad de Trato y no Discriminación, conocida como “ley Zerolo”. Unidas Podemos muestra su sorpresa y asegura que este texto no contaba con su visto bueno ni con el del Ministerio de Igualdad, que es “competente en la materia”. Pese a que la ley Zerolo es un proyecto socialista que viene de lejos, lo cierto es que Igualdad cuenta con una Dirección General para la Igualdad de Trato y Diversidad Étnico Racial dentro del Ministerio cuyo objeto coincide con el de la ley presentada por el PSOE.

22 de enero

El Ministerio de Igualdad no se pronuncia oficialmente al respecto, pero sí lo hace Unidas Podemos. Es el portavoz adjunto de la formación en el Congreso, Enrique Santiago, quien pone palabras a ese “malestar”: dice en una rueda de prensa que el PSOE ha incumplido el acuerdo de coalición al presentar en solitario la Ley de Igualdad de Trato, al tener pactado que se iba a registrar conjuntamente. El PSOE asegura que su proceder se justifica por un tema puramente técnico: se trataba de aprovechar el cupo que como partido mayoritario tenían ese mes, explicaron, según recogió Europa Press.

25 de enero

El lunes 25 de febrero, la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, se reúnen para abordar los textos de las futuras leyes LGTBI y trans. Igualdad explica que se trata de una “primera reunión de trabajo” sobre los textos de estos dos anteproyectos y tratan de ocultar fisuras: coinciden en “garantizar lo antes posible los derechos LGTBI y de las personas trans”, explican. Tras ese encuentro, el Ministerio de Igualdad transmite que ha habido sintonía y se muestra satisfecho por la recepción de los textos en vicepresidencia, que los valora como textos consistentes y con “calidad jurídica”.

Mientras tanto, la organización Confluencia Movimiento Feminista (CMF) reclama la paralización de la ley trans por considerarla un “retroceso” en la consecución de derechos entre hombres y mujeres.

28 de enero

El 28 de enero han pasado diez días desde que Carmen Calvo conoce los textos. En una entrevista en RTVE, Irene Montero reconoce por primera vez que algo está frenando el trámite de las leyes: “A nadie se le escapa que hay diferencias, como en tantos otros temas”. Montero mantiene un tono conciliador y añade que existe la posibilidad de “alcanzar un buen acuerdo”. Además, pone fecha y asegura que los textos podrían llegar al Consejo de Ministros en la primera quincena de febrero.

29 de enero

El viernes 29 de enero, el PSOE cita a los colectivos implicados en el desarrollo de ambas leyes. Asiste Carmen Calvo en calidad de secretaria de Igualdad del PSOE, junto a la secretaria de movimientos sociales del partido, Mónica Silvana, y la delegada del área LGTB del PSOE, Isabel García. La Federación Confluencia Trans muestra su malestar por que esta citación sea a iniciativa del partido, y no del Gobierno. También han sido citadas, por separado, la FELGTB, Fundación Triángulo y Chrysallis. Estas últimas hacen una valoración positiva del encuentro, pero no así la Federación Confluencia Trans, quienes alertan de que el PSOE habla ahora de desarrollar una ley LGTBI generalista, obviando el compromiso de aprobar una ley específica que garantice los derechos de las personas trans.

2 de febrero

El 2 de febrero la llegada a algunos medios de los borradores de la ley trans imprime velocidad al proceso. Tras conocerlos mediante algunos de los colectivos implicados, varios medios, entre ellos El Salto, dan a conocer los borradores que, tal y como había venido anunciando el Ministerio de Igualdad, consagran el derecho a la autodeterminación de la identidad sexual.

3 de febrero

Un día después, Igualdad convoca una rueda de prensa para dar a conocer ambos textos. En la presentación a los medios, el Ministerio recuerda que lo relativo a la “autodeterminación de género” —a la que ley alude ahora como autodeterminación de la identidad— plasma propuestas del PSOE, en concreto una propuesta de reforma de la ley 3/2007 Reguladora de la Rectificación Registral y el informe correspondiente a la ponencia sobre esta proposición de ley del PSOE en 2017.

4 de febrero

Las declaraciones de Carmen Calvo en la Ser en Catalunya sentencian el recorrido de los borradores. La vicepresidenta primera del Gobierno asegura tener dudas sobre la autodeterminación de la identidad sexual. “Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo”. Pero no solo eso: Calvo añade que esto podría “poner en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles”.

Carmen Calvo durante su comparecencia posterior al Consejo Ministros del 16 de febrero

Carmen Calvo durante su comparecencia posterior al Consejo Ministros del 16 de febrero

6 de febrero

Irene Montero replica a Carmen Calvo a través de declaraciones en otro medio, Nació Digital: “La identidad de género o la orientación sexual no son caprichos, es un derecho, forma parte de la identidad de una persona, es un derecho fundamental”. Desde el PSOE, Carla Antonelli pide a su compañera en declaraciones a El Salto que rectifique. Antonelli insiste en que las palabras de Calvo no representan a todo el partido.

8 de febrero

Otro manifiesto viene a pronunciarse en contra de la ley. Este lo firman feministas vinculadas al PSOE como Amelia Valcárcel o Laura Freixas. Es un texto reaccionario e inconstitucional. Entre las firmantes está Ángeles Álvarez, diputada del PSOE que se ha manifestado repetidamente contra la autodeterminación de la identidad sexual pese a figurar entre las firmantes de la ponencia de justicia que sirve de base al texto en lo relativo al cambio registral de la mención al sexo.

Ese mismo día en otro tono, se pronuncia el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, avisando al Gobierno de que debe ser “riguroso” con la ley trans. Ábalos se expresa así tras la Comisión Ejecutiva del partido celebrada a raíz de las divergencias entre los dos socios del Gobierno.

9 de febrero

Un día después, eldiario.es informa de que el PSOE busca alternativas a la libre autodeterminación de la identidad sexual. Mientras, según Igualdad, los cambios que se han pedido desde vicepresidencia son sobre asuntos menores y en ningún caso sobre el principio sobre el que se asienta la ley.

10 de febrero

El miércoles 10 de febrero, Irene Montero se reúne con Víctor Madrigal-Borloz, el experto independiente sobre identidad y orientación sexual de la ONU, estableciendo un inicio de cooperación que se pretende dotar de regularidad.

11 de febrero

El PSOE anuncia que la ley Zerolo que registró el 21 de enero se debatirá el martes 16 de febrero en el Congreso.

12 de febrero

La presentación de los borradores en el Consejo de Ministros en la primera quincena de febrero queda descartada, pero Igualdad sigue manteniendo que su intención es que llegue en febrero. El 12 de febrero, inicia los trámites para que pueda ir al Consejo de Ministros del 23 de febrero.

15 de febrero

Igualdad mantiene el 23 de febrero como fecha de presentación de los textos en el Consejo de Ministros y así lo hace saber por la mañana. Explica que las leyes están a disposición del conjunto de ministerios desde hace unas semanas y que se han incorporado observaciones de la vicepresidencia primera, mientras que el resto de ministerios no se ha pronunciado. Añade que se trata de un borrador, por lo que es susceptible aun de sufrir modificaciones. Sin embargo, ese mismo día las mismas fuentes indican que el PSOE ha impedido esta tramitación, lo que califican como “anómalo”. La sorpresa es “mayúscula”, indican.

Mar Cambrollé, el 18 de febrero frente al Congreso de los Diputados. DAVID F. SABADELL

Mar Cambrollé, el 18 de febrero frente al Congreso de los Diputados. DAVID F. SABADELL

16 de febrero

Carmen Calvo se defiende en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de las acusaciones acerca de sus intentos por retrasar la aprobación por parte del Consejo de Ministros de la ley trans. La demora, dice, se debe a que el proyecto elaborado por el departamento de Irene Montero no estaba suficientemente “maduro”. Sugiere también problemas de “constitucionalidad”. “En relación a una Ley LGTBI, tanto Unidas Podemos como el PSOE tienen un compromiso electoral y lo tienen también como socios de gobierno y lo vamos a hacer por el mismo procedimiento que toda tramitación de un proyecto de ley”, declara. Calvo obvia aludir a la ley trans, pese a que sus declaraciones responden a la pregunta de una periodista centrada expresamente en esta ley.

18 de febrero

La Federación de Colectivos Trans – Plataforma Trans convoca una rueda de prensa en las escaleras del Congreso de los Diputados para expresar su “profundo malestar ante la actitud de bloqueo a la tramitación de la ley trans por parte del PSOE”. Señalan directamente a Carmen Calvo y piden a Unidas Podemos que junto a todos los grupos que hicieron posible la investidura del presidente del Gobierno registren el texto como una proposición de ley. Mar Cambrollé, presidenta de la Plataforma, junto con activistas trans, familias y personas aliadas de diferentes puntos del Estado español, anuncian que iniciarán una huelga de hambre indefinida en el plazo de un mes, hasta que tenga lugar el registro. Para Cambrollé, se tramite por la vía que se tramite, las líneas rojas son las mismas: no van a renunciar a la autodeterminación de la identidad.