Etiquetas:
Mar Cambrollé, Presidenta de Plataforma Trans, advierte que “no vamos a permitir que se recorten nuestros derechos para lavar la cara al PSOE, no es lícito que se mercadee con nuestra dignidad y nuestros derechos”. También hace referencia a la fuerza que estos colectivos han adquirido en los últimos años: “no estamos en 2007, cuando se aprobó la anterior Ley, ahora estamos las personas trans binarias y no binarias y sus familias organizadas y muy bien cohesionadas, sabemos lo que queremos y también lo que no queremos”.

Fuente (editada): tercera INFORMACIÓN.ES | 08/06/2021

Las personas trans deben ser escuchadas, invisibilizar a sus organizaciones, apropiarse de su lucha y obviar el trabajo que han realizado para poner sus derechos como prioridad de las agendas políticas es continuar ejerciendo violencia sobre este colectivo.

El ruido generado alrededor de la Ley Trans es artificial, busca objetivos que nada tienen que ver con la defensa de los derechos del colectivo y sí con perpetuar la violencia sistemática que se ejerce contra las personas trans situándolas en los márgenes, cebándose de manera brutal con la infancia trans a quienes se les quiere cercenar el derecho universal y constitucional a su identidad.

La Confluencia Trans. que agrupa a la Federación Plataforma Trans (compuesta por las entidades trans-específicas), la mayoría de organizaciones de familias y No Binaries España (única asociación estatal de personas no binarias), nos recuerdan que su objetivo sigue estando fijado en la aprobación de una Ley Trans que cumpla los estándares internacionales de derechos humanos, que supere por arriba el actual marco legislativo autonómico, garantizando la libre autodeterminación de la identidad sin condiciones, ni límites de edad como recomienda la resolución 2048 de 2015 del Consejo de Europa.

El pasado 18 de mayo se votó el trámite del texto fruto del trabajo del Ministerio de Igualdad y de los colectivos trans, que estas entidades consiguieron llevar al Congreso tras una huelga de hambre realizada por más de setenta personas. La tramitación fue apoyada por una amplia mayoría de partidos de diferentes signos políticos y fue el PSOE con su llamativa abstención, junto a la negativa de PP y Vox, quien imposibilitó el trámite. Por ello los colectivos trans pidieron en las mismas puertas del Congreso que el PSOE no fuera invitado a los Orgullos. Parece ser que para el PSOE es tan importante la foto en el desfile, con la bandera LGTBIQA+, que han pisado el acelerador para presentar un texto en el Consejo de Ministres que les permita salvar el trámite.

En esa prisa, liderada por la vicepresidencia Primera, se desprecia el trabajo realizado por el Ministerio de Igualdad y los colectivos trans, se utiliza como marionetas a un par de organizaciones LGTBI para validar las posiciones anti derechos trans, que colisionan con los techos autonómicos  Los colectivos trans y de familias no quieren repetir errores del pasado como la Ley Registral 3/2007 que han tenido que soportar hasta la actualidad, que vulnera la dignidad y la integridad de las personas trans y que cuenta con una sentencia del Tribunal Constitucional de 2019 por excluir a las personas menores.

Mar Cambrollé, Presidenta de Plataforma Trans, advierte que “no vamos a permitir que se recorten nuestros derechos para lavar la cara al PSOE, no es lícito que se mercadee con nuestra dignidad y nuestros derechos”. También hace referencia a la fuerza que estos colectivos han adquirido en los últimos años “no estamos en 2007, cuando se aprobó la anterior Ley, ahora estamos las personas trans binarias y no binarias y sus familias organizadas y muy bien cohesionadas, sabemos lo que queremos y también lo que no queremos”.

Las personas no binarias están indignadas porque se pretenda dejarlas fuera del reconocimiento legal, en el ostracismo jurídico. Darko Decimavilla presidencia de No Binaries España, manifiesta que “el agotamiento del colectivo ante la negación de nuestra existencia y la violencia que eso supone, nos obliga a denunciar la injerencia de organizaciones que no nos representan y que pretenden negociar nuestros derechos y jugar con nuestras vidas”

Por otro lado, la idea de que las personas menores queden fuera, siendo las que mayor protección del Estado deberían tener, indigna a Natalia Aventín, presidenta de Euforia Familias trans Aliadas: “no podemos permitir que la infancia y sus derechos vuelvan a ser moneda de cambio para conseguir que se tramite la ley; vergüenza debería de darles a quienes desde el adultocentrismo piensan que se pueden dejar para más adelante”.

Son tajantes cuando dicen que su objetivo no es que el Consejo de Ministres empiece el trámite antes del Orgullo, “quienes tenían que retratarse ya lo hicieron”, la prioridad es que nadie quede atrás y tienen tan claro que van a seguir luchando hasta que consigan ver reconocidos sus derechos, como que prefieren que no haya ley a que haya una mala ley.