Etiquetas:
La Federación Plataforma Trans, Euforia Familias Trans-Aliadas y No Binaries España han solicitado al Ministerio de Igualdad en la mesa de trabajo que este mantiene con los colectivos y que celebró ayer lunes 15 que no acepte una Ley Trans que menoscabe los derechos humanos de las personas trans, dentro de las negociaciones que está teniendo con el socio mayoritario del Gobierno para cerrar un acuerdo que permita llevar la ley al Consejo de Ministros.

Fuente (editada): tercera INFORMACIÓN.ES | 15/06/2021

En el marco de la mesa de trabajo del Ministerio de Igualdad con los colectivos, celebrada ayer lunes 15, los colectivos trans y de familias han recibido con preocupación las informaciones de que en la futura Ley Trans las personas trans menores de 14 años tendrían que acudir a la vía judicial para ver reconocido su sexo registral. Lo que supondría no solo un terrible retroceso, ya que muchos registros civiles en distintas ciudades están permitiendo el cambio registral de sexo en menores de 14 años, sino que también sería contrario a la sentencia del Tribunal Constitucional de 2019 que reconoce el derecho inalienable y constitucional de los menores al cambio de nombre y sexo, contrario también a la resolución 2048 de la Asamblea del Consejo de Europa que indica que el trámite de cambio de sexo registral ha de ser un proceso administrativo, sin requisito alguno y sin límite de edad y contrario a las normativas más avanzadas en el resto del mundo que sí reconocen estos derechos.

Así mismo no se ha aclarado, dejando en el aire la inclusión del reconocimiento del sexo no binario y las personas migrantes.

Desde los colectivos trans y de familias pedimos al Ministerio que se mantenga firme, no ceda en la firme defensa que ha venido haciendo de los derechos humanos de las personas trans y no cierre un acuerdo sobre la Ley Trans que deje fuera a una parte irrenunciable del colectivo, que convierta en ley la discriminación” declara Mar Cambrollé, presidenta de Plataforma Trans. “No aceptaremos transaccionar con nuestra infancia, personas no binarias, ni migrantes. Son personas con nombre y apellidos, sus derechos son derechos humanos, no un subconjunto aparte“, concluye Cambrollé.

 

 

Según Natalia Aventín. presidenta de Euforia Familias Trans-Aliadas. “la decepción de las familias es muy grande, el proceso que llevó a la sentencia del Tribunal Constitucional y que permitió el cambio registral de sexo y nombre en menores de edad, se inició cuando mi hijo tenía once años. Quieren vendernos como un avance un recorte en derechos”, también aclara que “las familias vamos a pelear porque la ley incluya a menores, personas no binarias y migrantes, no queremos un proceso legislativo de etapas que excluya a nadie”.

“No puede haber autodeterminación de género sin las personas trans no binarias, sobre quienes se ejerce una violencia sistemática, invisibilizándonos de continuo y condenándonos al ostracismo social. Una ley que no reconozca todas las identidades, incluyendo a menores y a personas migrantes no es una ley que vayamos a aceptar. Estamos cansades de que se negocien nuestros derechos y se usen como medalla de cara al Orgullo”, comenta Darko Decimavilla, presidencia de No Binaries España.

Así mismo señalan que el socio mayoritario del Gobierno, el PSOE, se niega a reconocer dichas demandas, así como se ha mostrado contrario a cumplir el pacto de Gobierno que habla de dos leyes diferenciadas, Ley Trans y Ley LGTBI, y contrario a legislar sobre el derecho a la autodeterminación de la identidad sexual, tal y como marcan los estándares internacionales y las leyes más avanzadas de nuestro entorno, que el pasado 18 de mayo tumbó con su abstención la Ley Trans que fue registrada en el Congreso como vía alternativa ente el bloqueo mantenido por el partido socialista a la norma. Por ello, recuerdan a las organizaciones del Orgullo de Madrid la petición que les trasladaron más de 80 colectivos de que no inviten al PSOE si sigue en su empeño de borrar a las personas trans negándoles una ley específica y, sobre todo, si sigue impidiendo reconocer como derecho humano la autodeterminación sin condiciones ni límites de edad.