Etiquetas:

Aviso: alguno de los links enlazados tiene contenido que puede herir gravemente la sensibilidad

En las resoluciones del 39 Congreso Federal del PSOE celebrado en junio de 2017 se recoge expresamente:

“LGTBI, entre otras políticas con acciones de visibilización transgénero e intersexual, evitando tratamientos en contra de la voluntad de las personas, se protegerá especialmente a los y las menores de edad transexuales y promoveremos medidas de inserción laboral y promoción del empleo para personas trans. Asimismo, impulsaremos que las políticas LGTBI tengan la máxima representación y coordinación en el ámbito ejecutivo federal.”

“En esta línea de trabajo se enmarcan nuestros compromisos por una Ley Integral para la Igualdad de Trato y No Discriminación, una legislación contra los delitos de odio, o las leyes de Igualdad LGTBI e Integral de Transexualidad.”

Mientras, la realidad es bien diferente, como relata en un artículo Raúl Solís (Huffington Post):

“La diputada socialista Ángeles Álvarez hace filibusterismo parlamentario para boicotear la tramitación en el Congreso de la ley registrada en 2017. La Ley trans de 2018 ni siquiera llega a la Mesa del Congreso porque el PSOE la paraliza por orden de Ángeles Álvarez, hoy una de las portavoces más ilustres del feminismo transfóbico.”

“En verano de 2019 llega una nueva edición de la Escuela Rosario Acuña de Gijón, dirigido por la filósofa feminista y militante del PSOE Amelia Valcárcel, que lo recordarán porque se hizo viral un vídeo con risas, comentarios jocosos e insultos transfóbicos que a su vez saltó a los medios de comunicación generalistas. La Escuela Rosario Acuña no es una jornada feminista más, es el encuentro anual más importante que, desde 2003, tiene el feminismo vinculado al PSOE y donde se dan debates que luego ocuparán la agenda feminista en los próximos años. Es el gran think tank del feminismo español y en 2019 se convierte en el think tank de un feminismo genitalista que afirma que las mujeres trans no son sujetos del feminismo “porque son tíos”

En la Escuela Rosario Acuña de 2019 se decidió que la agenda feminista del PSOE de los próximos años tenía que girar en torno a la oposición a la Ley trans

(Vídeo resumen de esa jornada)

“Luego viene la creación de la Plataforma contra el Borrado de las Mujeres que promueven Alicia Miyares, exjefa de gabinete de Amelia Valcárcel en el Gobierno asturiano y exasesora de María Teresa Fernández de la Vega en la Vicepresidencia del Gobierno de España, y Ángeles Álvarez, exdiputada del PSOE”

Y ya como colofón, llega el 8-M de 2020. Las feministas del PSOE marchan por su cuenta, llegan a las manos con la comisión organizadora de la manifestación de Madrid, rompen el cordón de seguridad y se lían a tortazos por situarse en cabeza durante la lectura del manifiesto. Para poner la guinda al pastel, y por si a alguien le queda duda, en junio de 2020 se hace público un argumentario transfóbico firmado por Carmen Calvo, y enviado a todas las agrupaciones del PSOE, en el que se les dice a los militantes socialistas que las personas trans son “ficciones jurídicas” y que se opongan a la autodeterminación del género porque borra a las mujeres.”

El argumentario transfóbico es un documento de cuatro páginas mal redactado, con una serie de afirmaciones dogmáticas que recuerdan escandalosamente a los argumentos de la extrema derecha. En un análisis crítico del mismo observamos no solo la falta de conocimientos en diferentes áreas científicas, sino también grandes carencias de conocimientos jurídicos.

Lo más grave es que este documento fuera emitido como comunicado oficial, firmado como partido por altos cargos del Gobierno y que, a pesar de las numerosas peticiones, no se hayan retractado.

Deriva socialista hacia un discurso transexcluyente

La deriva hacia el discurso transexcluyente y de odio, a estas alturas, está integrada en la estructura orgánica del partido. Isabel García, Delegada Federal LGTBI del PSOE utiliza las redes sociales con especial virulencia.

 

Deriva socialista hacia un discurso transexcluyente

 

Como ejemplo, este tuit defendiendo el discurso transodiante de personajes como Lidia Falcon. (Pinchando aquí se puede escuchar una audio en el que invita a agredir). –>

Deriva socialista hacia un discurso transexcluyente
 

La página LGTBI del PSOE ha sido vaciada de todo contenido.

El 4 de febrero de este año la Vicepresidenta socialista, Carmen Calvo, se despachaba con una terrible afirmación en la Cadena Ser:

“Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles; eso tiene que tener unas garantías”

Esta afirmación en la boca de la vicepresidenta socialista se convierte en una legitimización institucional del odio hacia las personas trans. De ningún otro colectivo se permitiría hablar en esos términos sin que hubiera un escándalo:

“Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige la orientación sexual sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles; eso tiene que tener unas garantías”.

Otra de las estrategias utilizadas en varias ocasiones ha sido hablar públicamente de las Leyes de Igualdad refiriéndose exclusivamente a la Ley de Igualdad de Trato y a la Ley LGTBI,  omitiendo premeditadamente la Ley Trans.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha obviado la Ley trans del Ministerio de Igualdad, tras asegurar a medios de comunicación que el objetivo en esta legislatura es que salgan adelante tres leyes relacionadas con la igualdad: la del ‘solo sí es sí’, la Ley LGTBI y la de Igualdad de Trato.” EFE

Ante el borrador de Ley, resultado del trabajo de los colectivos con el Ministerio de Igualdad, desde el PSOE en el gobierno se continúa intentando enfrentar al colectivo trans con el movimiento feminista y se le presenta como un riesgo para los derechos de resto de la ciudadanía.

El Ministerio de Igualdad difundió en febrero un borrador del texto legal que causó malestar en las filas socialistas, hasta el punto que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, denunció que desdibujaba “a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad y los logros del movimiento feminista“. (Álvaro Caballero. RTVE)

Argumentos que coinciden con aquel manifiesto difundido por el PSOE que nombrábamos unas líneas más arriba.

A día de hoy, y tras varios intentos del Ministerio para la tramitación de la Ley, el bloqueo evidente por parte de Carmen Calvo la tiene secuestrada.

Ante esta situación el 10 de marzo setenta activistas de todo el Estado español iniciaron una huelga de hambre hasta que la mayoría de partidos que facilitaron con su voto el Gobierno se comprometieron, tres días más tardes, a registrar el texto.

En todo este tiempo el PSOE ha invisibilizado a las organizaciones TRANS específicas y de familias, no nombrándolas, deslegitimándolas como interlocutoras y despreciando su lucha. Por ello decimos basta, y hacemos un llamamiento a activistas y aliades a levantar la voz y denunciar esta situación.