Etiquetas:
Cada tarde, a las 16.30 horas, se convierte en lo más buscado en ‘SensaCine’. Descubre quién es este cantante e intérprete de 19 años que interpreta a Dani ‘Dos vidas’, la serie diaria de TVE.

Fuente (editada): SENSACINE | Alicia P. Ferreirós | 6 may. 2021

Escuchar a Kenai White (Salamanca, 2001) es un soplo aire fresco. Deja una sensación de libertad, de esperanza, de esa satisfacción que provoca constatar que a veces las cosas se hacen bien. Uno de les protagonistas de la serie diaria de TVE ‘Dos Vidas’, Kenai es un actor español que nunca se ha sentido discriminado por ser un chico trans. Es consciente de que la realidad es muy distinta para muchísimas otras personas que pertenecen al colectivo, pero no duda en reconocer que él ha crecido siendo quien siempre había sido, aunque se le hubiera asignado otro sexo al nacer.

Hasta su participación en Dos Vidas, Kenai nunca había trabajado como actor. La oportunidad le llegó de la mano de un representante de una agencia de intérpretes, que le planteó hacer un casting para un personaje del que supo todo desde el primer momento, pero cuya verdad no saldría a la luz hasta hace muy poco en la serie de TVE. “Creo que no hubiera aceptado el papel si hubiera sido de otra forma”, confiesa White en entrevista con SensaCine. “Pero es que esta historia hay que contarla”.

La historia a la que se refiere el joven intérprete salmantino es la de Dani, uno de los personajes principales de la serie que RTVE que siguen cada tarde cientos de miles de espectadores y que en uno de los episodios del pasado mes de abril reconocía que en realidad era un chico ante su mejor amiga.

Completamente consciente de la importancia que tiene la introducción de un personaje trans en una serie diaria de la cadena pública en España para la representación del colectivo, Kenai asegura que una trama como la de Dos Vidas es una noticia maravillosa “y más ahora que el tema está en el candelero”, y supone un punto de inflexión: “Por lo menos a mí hace cinco años me hubiera encantado verlo. No lo había. No lo encontré”. Para el actor y músico de 19 años, sin embargo, nunca ha sido difícil desenvolverse en una sociedad a la que le queda por aprender, “aunque estemos avanzando”.

Y así intenta transmitirlo él, “como para que, por ejemplo, lo entienda mi abuela y no se cree ningún prejuicio”. Así hay que hacerlo, cree Kenai: “Transmitiéndolo como algo super positivo. Porque lo es”, sentencia. “Porque yo cuando tuve 14 años y supe que era un chico, lo fui diciendo con toda la alegría del mundo. Eran las demás personas las que a veces te ponían mala cara. Y yo simplemente pensaba: ‘Uf, aquí en la sociedad hay muchos prejuicios’. Pero como a mí no me los habían inculcado, pues para mí era bueno y natural. De la misma manera lo quiero transmitir yo, casi de una forma infantil”.

Gracias a tramas como las de Dani en Dos vidas de TVE, considera Kenai, puedes brindarle a la sociedad y a las personas que no están muy familiarizadas con lo que es ser una persona trans las  herramientas para que puedan comprenderlo. Y para ello es fundamental que se haga de la forma adecuada. “Si la información es errónea y confusa, evidentemente se van a equivocar. Hay que mostrarlo, sí, pero hay que hacerlo correctamente porque, si no, hacemos perdurar mitos incorrectos”.

“Pero, ¿por qué interpretas a una chica?”

Aunque su llegada a Dos Vidas supuso el debut de Kenai en el mundo de la interpretación y eso le dio una mayor proyección pública, el joven ya tenía un gran número de seguidores en YouTube, Instagram y, sobre todo Tik Tok, donde actualmente le ven más de 150.000 personas. En redes sociales, sin embargo, comenzó publicando su música, una de sus grandes pasiones desde que era un niño. “La compongo, la produzco y hago absolutamente todo”, explica orgulloso. “La empecé a subir a las plataformas y a redes, así que tenía mi pequeño público”.

Kenai White, el actor que cada día le enseña a tu familia que ser trans 'es tan natural como las plantas'

“Llegar a Dos vidas me cambió el panorama, porque yo estaba en mi ciudad natal, en Salamanca, componiendo mis canciones y, casi de repente, me veo en Madrid y en una serie diaria en la que todo era nuevo para mí”, recuerda. Su vocación actoral la descubrió Kenai de la mano de Dani y no se había planteado ponerse delante de las cámaras hasta la propuesta de su representante, a pesar de que actuar era una de las grandes pasiones de su madre. “Ella era actriz y siempre me animaba a salir en sus obras de teatro, pero yo siempre he sido muy tímido y le decía que no, que yo detrás de las cámaras. Cuando falleció mi madre hace tres años, creo que sentí que necesitaba hacer lo que ella estaba haciendo”.

Interpretar a “una chica”, reconoce, sorprendió a sus seguidores, que le preguntaban constantemente al respecto: “Me lo preguntaban mucho: ‘¿Pero por qué haces de chica?’. Aunque algunes se lo suponían, porque al fin y al cabo el personaje tiene un vestuario y una apariencia específica, otres no. Y me preguntaban si no me parecía mal que me ofrecieran un papel de chica siendo un chico”.

“¿Qué respondía? ‘Tú sigue viendo la serie’. La verdad es que he evadido el tema todo lo que he podido”, recuerda divertido.

Sobre la representación trans en la ficción, Kenai White tiene clara la necesidad de introducir tramas y personajes de forma natural, que muestren una realidad cotidiana: “Aquí tenemos a un adolescente y su vida normal. Le pasan cosas normales. Que puede tener su drama, pero como puede tenerlo con cualquier cosa, ya sea en la discusión con una amistad u otro tema. Es importante naturalizar el tema y mostrar una realidad que existe”.

“Hay realidades como la mía, con familia que lo aceptan desde el primer momento y ya está”

“Es cierto que hay una realidad terrible, que existe, pero otras muchas no. Otras son como la mía, con progenitores que lo aceptan desde el primer momento y ya está”, asegura Kenai. “Es que yo ni me enteré. No sé con cuánto profesorado hablaron mi madre y mi padre para que yo, el día que fui al instituto, estuvieran todas las listas cambiadas. Yo de eso no me he enterado”.

White lo dice alto y claro: “A mí se me olvida mi etiqueta”. Pero, aunque nunca le hayan discriminado, es consciente por completo de la realidad a la que se enfrentan muchas personas del colectivo. “Me han dicho muchos comentarios por redes, pero no dejan de ser comentarios de personas desconocidas detrás de nombres anónimos. Yo nunca he sufrido esa discriminación en ningún sitio, pero me da miedo encontrármela un día de repente y no saber qué hacer con ella. Porque de que la hay soy completamente consciente”.

También hablamos con Kenai sobre una de las máximas reivindicaciones de les actores trans en el mundo de la interpretación en España: la falta de oportunidades, la invisibilidad a la que se enfrentan y la ausencia de papeles. “La reinvindicación del colectivo en cuanto al hecho de que intérpretes trans sean elegides para interpretar a personajes trans está enfocada a la inserción laboral de las personas trans”, apunta el actor. “Hay un 80% de paro y solo por el hecho de ser trans. Aquí hago un inciso en que la etiqueta es la etiqueta. Si no es una condición visual, no puedes discriminar a la persona por su etiqueta. En el sentido de que una persona parece trans. ¿Qué es parecer trans? Yo puedo parecer más o menos, pero hay muchas personas que tienen una apariencia totalmente normativa. ¿Qué es parecer? Solo por parecer podríamos discriminar a un montón de personas cis que parecen ¿qué? Tiene más que ver con la inserción laboral de las personas trans que por el hecho de que el personaje sea trans”.

Kenai White en la serie de La 1 'Dos vidas'

Kenai White en la serie de La 1 ‘Dos vidas’

“La distinción no está entre que el personaje sea trans o sea cis pero, al necesitar esa representación, se necesita que sea así”, continúa para volver hacer referencia a la importancia de un personaje como Dani: “Se necesita que exista un personaje como este, que al principio es María y luego es Dani, para que la gente vea esta realidad porque, si no la ven, va a seguir oculta. Y entonces, cuando su nieto le diga ‘soy tu nieta’, o tu nieta te diga ‘soy tu nieto’ o ‘soy tu niete’, es cuando la abuela va a colapsar y va a decir ‘¿Qué es esto? No lo he visto nunca’. Y para que esos personajes estén bien representados es mejor que, en este momento de visibilizar y reivindicar, los interpreten personas trans”.

Una canción para contárselo a tu familia

Aunque Kenai reconoce abiertamente que nunca le han discriminado, tiene claro qué papel quiere tener como parte del colectivo, y más siendo una persona que tiene su público. Con miles de seguidores en redes sociales. “La forma en la que me involucro es exponerme”, sentencia. El jovencísimo músico y actor tiene clara la importancia de visibilizar y, casi sin proponérselo, se ha convertido en una figura, un referente para algunes jóvenes que no saben muy bien cómo abordar el tema con su familia, a quienes no duda en ofrecer su ayuda. “A veces me gusta, pero otras veces he de decir que ser visiblemente trans es complicado, porque puedes vivir tu vida muy a gusto sin tener que ser visiblemente trans y a lo mejor hasta vives más tranquilo”.

 

 

La entrevista es telefónica, pero imaginamos a Kenai con la mirada iluminada al escucharle oír hablar de su música. Aunque a raíz de Dos vidas reconoce que algo ha despertado dentro de él y que le gustaría poder seguir avanzando profesionalmente por ese camino, tiene claro que la música es algo que no dejará nunca. Sus progenitores se interesaron por brindarle una educación musical desde que era muy pequeño y, aunque siempre pensó que se dedicaría profesionalmente a tocar el violín, al final la vida le ha llevado por otro camino.

Todo nació, según cuenta, por la necesidad que sentía de producir profesionalmente una música que componía por absoluto placer: “Cuando acabé el instituto tuve un arrebato de creatividad. Decidí que quería que mis canciones estuvieran en las plataformas como las de profesionales, pero no tenía dinero para producirlas ni absolutamente nada. Así que me dije: ‘Pues aprendo’. Y fue un proceso de día y noche”.

De la mano de su música llegaron sus seguidores y su presencia en redes sociales y, de ahí, su oportunidad en Dos vidas. A sus 19 años, casi 20, tiene toda una vida por delante, pero él lo tiene claro: “No me importa donde me lleve. Tengo claro que hay que hacer las cosas porque te gustan”.