Etiquetas:
Fuente (editada): LA VANGUARDIA | Ana Amat | 03 DIC 2021

“En un espacio donde se pasan tantas horas al día, nuestra juventud debe tener conocimiento de lo que significa la comunidad LGTBIQA+, ser una persona lesbiana, gay, bisexual o trans, porque si no conocen de esta realidad, nos quedamos en los estereotipos, los estigmas, los prejuicios o las informaciones erróneas” asegura el coordinador técnico de l’Observatori Contra l’Homofòbia (OCH), Cristian Carrer.

En este sentido, desde el observatorio advierten que, si no visibilizamos a este colectivo, se puede “dar pie a que haya posibles agresiones de LGTBfobia en las aulas con el fenómeno social de acoso escolar por motivos de orientación o identidad sexual o de expresión de género”, e invitan a los colegios a prevenir, detectar e intervenir de manera eficaz esta realidad.

“Creo que en estos momentos no hay una perspectiva de la diversidad afectivo-sexual y de género en nuestro sistema educativo y se debería trabajar e imponer en la filosofía de nuestros colegios e institutos, aunque es cierto que ha habido una evolución y se ofrecen buenas prácticas en muchos de ellos” explica el coordinador técnico de l’OCH.

Los colegios e institutos son una pieza fundamental en la socialización de les más jóvenes. En estos espacios educativos es donde se desarrolla de una manera intensa la construcción de la identidad de las personas. La sociedad cada vez es más plural y este hecho también se evidencia en la pluralidad de la diversidad afectivo-sexual y de género, que está presente en todos los ámbitos de la vida, y por tanto, también en nuestras aulas.

Promover y garantizar la igualdad real y la no discriminación es un imperativo que se sostiene en la base del respeto de los derechos humanos. La igualdad de las personas LGTBI es un principio jurídico universal y, en España, podemos encontrar diferentes iniciativas legislativas como la Ley 11/2014, de 10 de octubre, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia, o la Ley 19/2020, de 30 de diciembre, de igualdad de trato y no discriminación, que es la generalista en Catalunya.

El coordinador técnico de l’Observatori Contra l’Homofòbia recomienda formarse. “El profesorado debe conocer la realidad LGTBI y debe saber introducirla en las aulas”. En este sentido, Carrer cuenta que en los institutos y colegios ya están creando comisiones de atención a la diversidad donde se analizan las demandas y necesidades del alumnado y se discute de qué manera se pueden cubrir.

Por otro lado, el Observatorio también resalta la importancia de tener un buen material adaptado a la diversidad familiar, afectivo-sexual y de género. “No puede ser que en todas las asignaturas se produzcan ejemplos normativos con una familia convencional donde aparece un padre y una madre, un niño y una niña” explica Carrer, que invita a les docentes a que no realicen “discursos biológicos y generalistas, sabiendo que no es real”.