Etiquetas:
Distintos grupos y organizaciones por la diversidad sexual celebraron el triunfo de McBride

Fuente (editada): EL PAÍS | Almudena Barragán | 4 NOV 2020

La demócrata Sarah McBride se convierte en la primera senadora trans de Estados Unidos. Conocida activista por los derechos de la comunidad LGTBIQA+, la política de 30 años ha hecho historia al ser elegida para el Senado del Estado de Delaware. Aunque otras personas trans ya han ocupado cargos en los gobiernos estatales y en total más de 500 candidatos LGTBIQA+ compiten en estas elecciones en diferentes niveles, esta es la primera vez que se elige a una mujer trans como funcionaria del más alto rango en un cargo en un Senado estatal estadounidense.

“Lo logramos. Ganamos las elecciones generales. Gracias, gracias, gracias”, escribía McBride en su cuenta de Twitter tras conocer su victoria.

 

 

“Espero que esta noche le demuestre a las infancias LGBTIQA+ que nuestra democracia también es lo suficientemente grande para ellas”, compartió con un grupo de seguidores la noche del martes, antes de que se conocieran los resultados.

 

 

Distintos grupos y organizaciones por la diversidad sexual celebraron el triunfo de McBride: “Estamos muy orgulloses de ti”, tuiteó la organización por los derechos civiles de las personas LGTB+ Human Rights Campaign. “Las personas candidatas LGBTIQ+ han hecho historia en esta elección. La victoria de Sarah es un testimonio poderoso de la creciente influencia de les líderes trans en nuestra política y da esperanza a innumerables personas trans que miran hacia un futuro mejor”, afirmó Annise Parker, ex-alcaldesa de Houston y directora de la organización Victory Fund, quien se unió a las felicitaciones.

“Muchos de los asuntos que nos afectan en el día a día tienen que tratarse a nivel estatal, ser senadora me da una gran oportunidad. Era el momento adecuado y el lugar adecuado para dedicar mi energía y mis esfuerzos a postularme como senadora y estoy increíblemente feliz por lo que hice”, ha afirmado la senadora McBride en una entrevista en línea con Victory Fund. Además de pugnar por la igualdad de derechos de las personas trans, gran parte de su campaña ha estado enfocada en lograr una sanidad asequible para toda la ciudadanía, que las empresas no dejen de pagar cuando una persona trabajadora se enferme, educación inicial gratuita y reforma del sistema de justicia.

McBride también recordó que ha sufrido fuertes muestras de odio por parte de la oposición y detractores de su candidatura, en línea con los mensajes ofensivos que ha difundido el presidente Trump en campaña y durante toda la legislatura. “Desafortunadamente, la oposición fue increíblemente ofensiva y dañina”, reconoció la política.

En 2016, McBride ya hizo historia dentro de su partido cuando se dirigió a la Convención Nacional Demócrata como secretaria de prensa nacional de la campaña de Derechos Humanos, convirtiéndola en la primera persona abiertamente trans en hablar en una convención de un gran partido en Estados Unidos: “¿Seremos una nación donde solo hay una forma de amar, una forma de ser, una forma de vivir? ¿O seremos una nación donde todo el mundo tenga la libertad de vivir de manera abierta e igualitaria, una nación que es más fuerte unida?”. Sus palabras fueron premonitorias. Con la victoria de McBride y otras candidaturas, Estados Unidos da un paso más hacia la diversidad y la igualdad.