Etiquetas:

Alok es une performer y poeta estadounidense que alza su voz contra la etiqueta de masculino y femenino en la moda. Su nuevo libro busca ayudar a combatir la discriminación, reducir el sufrimiento y valorar la diversidad.

Fuente (editada): el territorio | 15 de marzo de 2021

“Ni una chica, ni un chico, nada más yo”, se define Alok Vaid-Menon, intentando salirse de las definiciones. Escritore y artista performance estadounidense de 29 años, que como influencer fashion levanta la voz contra el binarismo de género.

Desde Nueva York, y con 640.000 seguidores en Instagram, es una de las principales voces contra la etiqueta de masculino o femenino en la moda. Cuenta ya con tres colecciones de ropa neutra, muy aclamadas. La última es ‘Cuerpos naturales’.

“Es que cuando les diseñadores hacen un vestido, raramente pensarían en alguien como yo, en un talle que pueda usar una persona más grande. Entonces diseñar me pareció una solución natural”.

Ha publicado recientemente un nuevo libro para adolescentes, como una caja de herramientas para combatir la discriminación, reducir el sufrimiento y valorar la diversidad.

En una publicación de Gabriela Esquivada para Infobae, se rescata el mensaje de inclusión y aceptación de le “fashionista”, que ha sufrido acoso durante su niñez y adolescencia y que hoy se declara libremente como no binarie. Con su mensaje busca ayudar a otras personas.

“Si hojeas nuestro viejo álbum de fotos de familia, sentirás como si estuvieras escudriñando una revista de moda“, escribió en su nuevo libro, ‘Beyond the gender binary’.

“Ahí estoy, a los cinco años, con una sudadera estampada con flores vibrantes y shorts fucsias, una cajita rosa para llevar el almuerzo y, para completar el cuadro, una sonrisa enorme”.

Una de las razones por las cuales los colores siempre le gustaron es que “al mezclarlos se convierten en algo más que la suma de sus partes, en algo completamente distinto”. Nadie le anda preguntando al púrpura si no se siente un poquito más rojo o más azul, y con esa libertad creció quien hoy se identifica públicamente como persona no binaria y artista de varios campos: la performance, la escritura y el diseño de moda.

“La gente me ve como un fracaso de hombre, un fracaso de mujer y, cada vez más, un fracaso de persona trans”, declaró a la revista Fashion, en alusión a que descartó cualquier cambio físico. Su intención es desplegar algo “que se interpreta erróneamente como disonancia”, agregó, y en realidad es “una armonía que espera ser reconocida, pero que es reprimida”.

Vaid-Menon prefiere el nombre de Alok, solamente, y con él ha firmado su anterior libro, ‘Femme in public’, un poemario de 2017 que obtuvo varios reconocimientos, como el de la cadena NBC.

Alok también es el alma de #DeGenderFashion, un movimiento para eliminar el género en las industrias de la moda y la belleza. “Los días que me siento más hermose son los días en que siento más miedo”, escribió en ‘Beyond the gender binary’.

En este sentido relató que un día salió de su casa con un vestido azul verdoso, carmín púrpura y su abundante barba prolijamente arreglada. Caminaba por Nueva York rumbo al supermercado cuando escuchó que dos personas gritaban: “¡Mira! ¡Un hombre con un vestido!”.

Miró a su alrededor, no vio a nadie. “No había ningún hombre con un vestido a la vista. Además, si lo hubiera habido, ¿qué tendría de notable? ¿Cómo podía ser un insulto? ¡Es una prenda de vestir! Es como decir: ‘Ey, miren todes, es… ¡un poste luz!”, precisa en uno de sus pasajes.

Pero Alok se preocupó cuando los hombres sacaron sus móviles, se le acercaron y comenzaron a tomarle fotos. Aceleró el paso y subió la música que escuchaba en sus auriculares. “He llegado a conocer muy bien esa desconexión entre lo que la gente ve y lo que realmente soy. He aprendido que la parte más letal del cuerpo humano no es el puño: es el ojo. Lo que la gente ve, y el modo en que lo ve, se vincula directamente al poder”, escribió.

“El problema de estar visiblemente en desacuerdo con el género es que rara vez, si acaso alguna, otra gente nos defiende en público. Todo el mundo piensa que como ‘elegimos tener ese aspecto’, nos lo estamos buscando. La única razón por la cual la gente puede entender por qué lucimos así es porque queremos llamar la atención. No pueden siquiera considerar que quizá nos vestimos así para nosotres y no para otras personas. Nos reducen a un espectáculo. Y cuando eres un espectáculo, el acoso que sufres es parte del show”.

Esa desconexión está en el origen de la obra de Alok, tanto la literaria como la performativa y de diseño. “El arte siempre ha sido para mí más real que la realidad”, dijo a la revista Teen Vogue.

“Escribo desde los 11 o 12 años. Sufría mucho bullying en la escuela y no creía que se lo pudiera contar a nadie, así que comencé a escribir las cosas que sentía para sacármelas del cuerpo. Al final se convirtieron en poemas que empecé a publicar online con un seudónimo. Lo que aprendí es que en el arte podemos nombrar cosas que no se nos permite decir en ningún otro sitio. Había en eso algo tan emocionante y transformador que hacía que vivir valiera la pena”.

Como alguien que ama los colores, Alok presentó su libro como un argumento contra la división de género en blanco y negro. “Este es un libro sobre el binarismo de género. En concreto, sobre por qué debemos superarlo”, concluyó.