Etiquetas:
Miles de personas recorren el centro madrileño en el único año sin el Orgullo oficial por el coronavirus. Un grupo de personas han insultado a les manifestantes, según denuncian les participantes.

Fuente (editada): Público | Fermín Grodira | 28/06/2020

La pandemia llevó a muchas personas LGTBIQA+ a estar recluidas en un entorno hostil para ellas. Una especie de vuelta al armario forzada por la conviviencia con una familia y entorno homofóbico o transfóbico. Por este y muchos motivos más, en Madrid, varios miles de personas enmascarilladas han celebrado este domingo el primer día del Orgullo Crítico de la nueva normalidad coronavírica.

Aunque el Orgullo oficial se canceló por la pandemia, sí se ha mantenido esta manifestación “por un modelo de Orgullo no mercantilizado, que reivindica la diversidad y nuestra disidencia frente al capitalismo rosa, la mercantilización de nuestros cuerpos, el homonacionalismo, el homonormativismo, frente a la extrema derecha y la transfobia”, según la convocatoria en redes sociales de la marcha.

El Orgullo Crítico 2020 ha salido de Atocha y ha finalizado en la Puerta del Sol tras recorrer el Paseo del Prado y la Puerta del Sol. Pese al calor, numerosas personas han reivindicado el lema de este año: “Orgullo es protesta, disidencia es resistencia”. Al Orgullo Crítico se la unido una columna del Orgullo Vallekano, colectivo LGTBIQA+ de Villa y Puente de Vallecas. El ambiente ha sido festivo a la par que reivindicativo.

Contra el racismo y el odio ‘antitrans’

La manifestación se ha mantenido este año pese a las dudas iniciales, pero tras “el gran éxito” de la manifestación antirracista del 7 de junio “no dudamos” en convocarlo, ha explicado a Público Lur, portavoz del Orgullo Crítico. “Al no haber MADO (el Orgullo oficial) más que nunca había que mostrar que la lucha está en las calles y sin el típico concierto y desfile del chico cis gay blanco de clase alta y mostrar que no hay nada que celebrar aún y todavía queda mucho que reivindicar”, añade.

Lur destaca dos reclamaciones este año: la antirracista en defensa de “una nueva normalidad donde nuestres hermanes racializades puedan respirar” y la antitransfóbica porque “no queremos que el PSOE niegue la identidad de las personas trans”. La activista LGTBIQA+ se refiere a un documento interno del PSOE con la firma de Carmen Calvo y José Luis Ábalos titulado “Argumentos contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres” que ha sido calificado de tránsfobo por el movimiento LTGBIQA+.

Este documento filtrado a comienzos de junio se suma a un clima de transfobia como el promovido por el Partido Feminista, actitud que le supuso la expulsión de Izquierda Unida este febrero.

Muchos de los cánticos de la marcha de este domingo han respondido a esa transfobia desde ámbitos pretendidamente progresistas: “Aquí está la resistencia trans”, “La transexualidad no es una enfermedad”, “La lucha será transfeminista o no será”, “‘Dónde están las trans, en el mundo laboral'” “PSOE, escucha, estamos en la lucha” y “Mi documentación no admite discusión”.

Una de las personas que portaban la pancarta de la cabecera este año ha sido Natalia Aventín, presidenta de Euforia Familias Trans-Aliadas, asociación de familias de personas trans que da acompañamiento y reivindica una “legislación estatal para respetar los Derechos Humanos de las personas trans que no sea patologizante y respete la autodeterminación de la identidad sexual”, ha explicado a Público Aventín.

La presidenta de Euforia también denuncia que “se ha dado vía libre a la transfobia y han aumentado las agresiones a personas adultas y menores trans” y considera el documento del PSOE “una vergüenza de un partido que dice respetar los derechos de las personas trans”.

Medidas contra el coronavirus

Esta marcha ha estado marcada por el coronavirus y las precauciones tomadas para evitar que la manifestación suponga más casos de covid-19. Además de las omnipresesentes mascarillas, las personas organizadoras han establecido un cordón de seguridad para las vulnerables al coronavirus y con la ayuda de altavoces han ido pidiendo periódicamente que se respete la distancia de seguridad.

Manuel, de Orgullo Vallekano, aclara que también han repartido protocolos de seguridad, hay un equipo de seguridad para proteger del virus que reparte mascarillas y gel hidroalcohólico. El Orgullo Vallekano nació en 2017 para “descentralizar y descomercializar el orgullo del centro de Madrid”, explica Manuel.

El Orgullo Vallekano busca reclamar derechos de forma que “no sea comercial” frente al modelo de MADO, que supone “una comercialización de entidades privadas y políticas que aprovechan para hacer de una reivindicación un negocio”. Este año pide que la nueva normalidad sea no ser agredides porque no nos consideren normales. Además, desde Orgullo Vallekano denuncian que un grupo de “mujeres mayores” han insultado a les manifestantes mientras pasaban por el Paseo del Prado.