Etiquetas:

Fuente (editada): SONDOLOURO.COM | Beatriz Alonso Cabaleiro | 26 Junio 2020

Alem es un vecino de O Porriño de dieciséis años, una persona libre y luchadora que rompe con los estereotipos preestablecidos por la sociedad en cuanto al sexo: él es quien decide su propia historia y cómo vivirla, apoyado siempre por su familia.

Alem es un chico trans.

Antes de nada Alem, dime con qué pronombre te sientes más cómodo.

Uso pronombres masculinos.

Genial, pues coméntame Alem, que por eso estamos aquí, ¿Cómo estás viviendo tu proceso?

Desde que salí “del armario”, hace cuatro años, por así decirlo ha evolucionado todo bastante. Un día mi madre fue al instituto preocupada por suspender un examen de mates. Mi preocupación era otra. Había empezado a compartir que era trans y la tutora, que siempre me apoyó mucho, le dijo “mira que tu hijo quiere que le llamemos Alem y necesitamos vuestra autorización”. Ahí empezó todo. A día de hoy pues estamos en una asociación (https://euforia.org.es) que nos arropa y tenemos toda la información que necesitamos nosotres y las familias durante todo el proceso. Y, sobre todo, creamos comunidad.

Sé que la transexualidad, como cualquier otra cuestión sexual, tiene varios matices. Uno de ellos, que creo que es fundamental, es el lenguaje.

Sí. Yo me siento cómodo usando los pronombres masculinos, como te comenté. Porque soy un chico trans. Pero puedes usar neutros, claro (de hecho el neutro se usa para reivindicar la igualdad). Lo importante es ser tú misme y hacer lo que te haga sentir bien. El lenguaje es muy importante para poder definirnos. Se está intentando luchar por la utilización del lenguaje inclusivo (en la asociación nos meten caña con eso, sobre todo por las personas no binarias), pero cada persona escoge libremente con lo que se siente más cómoda. Es muy fácil confundirte. A mí también me pasa. Lo importante es preguntar siempre a la otra persona: “¿Qué pronombre utilizas?”. Y su nombre, claro.

Y dime, ¿tienes una orientación sexual definida?

Sí. Yo soy bisexual. Tu identidad sexual no tiene nada que ver con tus relaciones interpersonales. La sexualidad es por quien sientes atracción. Y ya está.

Háblame más sobre tu identidad sexual, entonces.

Mi identidad sexual es que soy un hombre o chico. Cada persona trans tiene una experiencia diferente con el sexo. Tengo amistades en la asociación que son niñes no binaries, por ejemplo. Lo que he aprendido en este tiempo es que hay tantos sexos como personas. Cada quien lo que tiene que hacer siempre es identificarse con lo que es, no con lo que el resto le dicen que sea.

¿Qué nos puedes decir al respecto?

Efectivamente. Una vez que tomas consciencia de ti misme es cuando realmente sabes tu sexo. Que nazcas con un cuerpo con capacidad gestante no te impide ser hombre trans, por ejemplo, con treinta años. Nunca es tarde para ser quien tú eres.

Muy bien hablado, Alem. Coméntame ahora cuán de importante es para ti tener una comunidad.

Antes me sentía muy solo. Llegué a pensar que ser trans era una moda de Estados Unidos, pero no. Es una realidad. De hecho, lo mejor que me ha pasado en la asociación en la que estamos mi familia y yo fue ir a un encuentro de familias de niñas, niñes y niños trans de toda España. Ahora seguimos todes en contacto. Nos mandamos whatsapps y nos reencontraremos en las próximas quedadas y encuentros. O eso espero, ahora con el tema del Covid está algo paralizado.

¿Cómo crees que ha afectado el confinamiento a la comunidad LGTBIQA+?

Afectó bastante. Hay gente que lo está pasando muy mal. No me puedo imaginar vivir confinado el proceso de decirle a mi familia que era transexual… sin poder ir al instituto junto al profesorado que me apoyaba o ver a mis amistades.

¿Qué opinas de una persona cisheterosexual que quiera apoyar los derechos de la comunidad transexual?

Me parece genial. Cuantes más seamos quienes hagamos difusión y visibilidad mucho mejor. ¿Quién soy yo para discriminar a alguien que es cisheterosexual y que quiera apoyarme?.

Al igual que no me entra en la cabeza que haya un movimiento como las TERF que se oponen a la participación de las mujeres u hombres trans en el movimiento. No debemos excluírnos. Tenemos que vivir en armonía.

Y para cerrar… ¿Qué le dirías a un niño, niña o niñe trans que quiera dar el primer y gran paso?

Que no se fuerce. Yo lo hice. No hay prisa. Tardé cuatro años en procesarlo todo y decir, “Hola, este soy yo” y no pasa nada. Este mensaje también es para gente que incluso quiere dar ese paso con 30 años. Y ojo, también hay entornos que son seguros y otros que no lo son.Yo cuando empecé a darme cuenta de que era trans, justo en ese mismo año, a un amigo lo echaron de casa por ser gay. Entendí en ese momento que no era un entorno seguro para decirlo. Pensé… si él es gay y lo echaron de casa, ¿a mí qué me pasará? Tu familia te puede sorprender. Te lo digo yo, que la mía siempre fue de ideas conservadoras.