Etiquetas:
Se cree que le reverende Kori Pacyniak es le primere sacerdote trans, no binarie, del movimiento de mujeres sacerdotes católicas

Fuente (editada): The San Diego Union-Tribune | Peter Rowe | FEBRERO 18, 2020

La conversación comenzó de manera típica, con una pregunta que muchas abuelas hacen: “Cuando crezcas”, la abuela de Kori Pacyniak le preguntó, “¿qué te gustaría ser?”

En ese momento, la conversación tomó un giro atípico.

“Quiero ser sacerdote”, dijo Kori, entonces une niñe de 8 años de una devota familia católica polaca.

La abuela: ” Solamente los niños pueden ser sacerdotes”.

Kori: “OK, quiero crecer para ser un niño”.

Ahora, a los 37 años, Kori Pacyniak ya no quiere ser hombre – o mujer. Pacyniak ahora se identifica como no binarie, alguien que no es estrictamente hombre o mujer. (Y alguien que ha abandonado los pronombres específicos de género como “él” o “ella” en favor del más inclusivo, aunque a veces confuso, “they”, elle en español)

Mientras que Pacyniak dejó atrás los roles de género estándar, la fascinación juvenil por el sacerdocio nunca se desvaneció. El 1 de febrero, Pacyniak fue ordenade sacerdote en el movimiento de Sacerdotes Católicas Romanas.

Le reverende Kori Pacyniak es ahora pastore de la Comunidad Católica del Apóstol María Magdalena de San Diego, una iglesia de Serra Mesa que predica “Una nueva forma de formar parte del catolicismo”. Para esta parroquia, Pacyniak también representa una nueva forma, ya que se cree que es le primere sacerdote transexual no binarie.

Fundada en 2005 por Jane Via y Rod Stephens, María Magdalena celebra la misa con una liturgia que, aparte de algunos retoques en la redacción, sería familiar para la mayoría de las personas católicas romanas. Sin embargo, la iglesia no está reconocida por la diócesis de San Diego, y el Vaticano ha excomulgado a varias de las mujeres ordenadas en lo que se ha convertido en un movimiento mundial.

María Magdalena tiene ahora unos 120 feligreses registrades; entre 60 y 70 asisten regularmente a la misa de los domingos a las 5 p.m. en la casa temporal de la iglesia, la Iglesia Luterana de Getsemaní. La mayoría de la feligresía fue criada como católica, pero se desilusionaron por la negativa de la iglesia a ordenar a las mujeres. Incluso entre estes creyentes, sin embargo, hubo algunas dudas iniciales sobre une clérigue no binarie.

“Para algunes congregantes”, dijo Esther LaPorta, presidenta de la junta de María Magdalena, “creo que al principio podría haber sido algo a lo que acostumbrarse”.

Entre quienes han tenido que adaptarse estaba Via, la pastora emérita de 73 años.

“Me cuesta referirme a Kori como they (elle), dijo Via. “Cuando hay una sola persona y sabemos que es solo una persona, bueno, nunca he usado la palabra they para una sola persona. Sé que Kori se frustra conmigo a veces”.

Normalmente, sin embargo, le sacerdote responde a esta confusión con una risa caritativa.

“¿Esto es difícil?”, dijo Pacyniak. “Aprender a deletrear mi apellido de niñe fue difícil. ¡Bienvenido a mi mundo!”

Una búsqueda incesante

Kori Pacyniak creció en Edison Park, un barrio del lado norte de Chicago. La comunidad polaca, muy unida, compartía un lenguaje, costumbres y creencias comunes. Las amistades, el vecindario y la familia, les compañeres de Kori en la tropa de scouts polaques y la compañía de danza folclórica polaca, todos formaban parte de la iglesia católica.

Como muchas criaturas, Kori soñaba despierte con carreras. Algunos días, el objetivo era convertirse en une SEAL de la Marina. Otros días, une portere de fútbol profesional. O une monje católique. Sin embargo, siempre existía la esperanza de que el sueño imposible que Kori había compartido con una abuela se hiciera posible de alguna manera.

“A medida que pasaban por la universidad y empezaban a estudiar teología, esto se convirtió en un tema de conversación”, dijo Basia Pacyniak, 67 años, la madre de Kori. “Era mucho lo que Kori quería hacer”.

Con una especialización en estudios religiosos y portugués – “sin habilidades de empleo”, dijo Kori —el estudiante se declaró bisexual. Pacyniak seguía buscando, sin embargo, todavía examinando la identidad sexual y las trayectorias profesionales. Aunque era presidente de la Asociación Newman de Smith, una organización católica fuera del campus, Pacyniak estaba frustrade por las posiciones de la iglesia sobre la mujer y la sexualidad.

Pacyniak, en el centro, es aplaudide por la obispa Jane Via, a la izquierda, y la obispa Suzanne Avison Thiel, a la derecha, durante la ceremonia de ordenación. (Howard Lipin/The San Diego Union-Tribune)

Pacyniak, en el centro, es aplaudide por la obispa Jane Via, a la izquierda, y la obispa Suzanne Avison Thiel, a la derecha, durante la ceremonia de ordenación. (Howard Lipin/The San Diego Union-Tribune)

“Otras personas querían ser presidente”, dijo Pacyniak. “Yo quería derrocar al Vaticano”.

Esta inquietud continuó después de la graduación. Después de un trabajo administrativo en Los Ángeles, Pacyniak se inscribió en el programa de maestría de la Escuela de Divinidad de Harvard. Le nueve estudiante graduade resultó ser trans y comenzó a identificarse como hombre. Esta aventura en la masculinidad fue breve e insatisfactoria.

“Me di cuenta de que la caja era tan restrictiva como la de mujer”, dijo Pacyniak. “Ni la identificación de hombre ni la de mujer me sirven”.

Durante un tiempo, Pacyniak consideró convertirse a una iglesia que, aunque similar en algunos aspectos al catolicismo, ordena a las mujeres y da la bienvenida al clero LGBTQ. Una vez más, sin embargo, algo no parecía del todo correcto.

“Pensé que podría ser mi iglesia de origen”, dijo Pacyniak de la Iglesia Episcopal. “¿Pero soy demasiado católique para ser episcopal?”

Sin embargo, el catolicismo planteaba barreras a Pacyniak. Para empezar, Roma solo reconoce dos géneros, el masculino y el femenino. Y…

“En este momento”, dijo Kevin Eckery, vocero de la Diócesis Católica Romana de San Diego, “la ordenación solo está abierta a los naturalmente nacidos varones”.

Pacyniak completó sus estudios en Harvard, y luego se inscribió en la Escuela de Teología de la Universidad de Boston. Allí, Pacyniak estudió cómo atender al servicio militar LGBTQ en los años siguientes a la derogación de “No preguntes, no digas”.

Pero en 2016, un amigo envió una lista de trabajos. María Magdalena necesitaba alguien que trabajara como pastore. Las personas candidatas no tenían que estar ordenadas, si él, ella o elle estaban dispuestes a trabajar para la ordenación.

En enero de 2017, Pacyniak comenzó a servir como pastore de María Magdalena.

La teología de las personas diversosexuales

El reverendo Caedmon Grace es un ministro de la Iglesia Metropolitana de San Diego, una iglesia que surgió de la comunidad LGBTQ. Incluso aquí, hay discusiones en curso sobre el lenguaje de la adoración.

Considere Juan 3:16. Un versículo familiar del Nuevo Testamento, a menudo se traduce como “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…”

“Nuestra práctica en el MCC es usar un lenguaje inclusivo”, dijo Grace. “Así que eso se ha convertido en ‘Porque tanto amó Dios al mundo que envió a su unigénite’”. No identificamos a Dios como hombre o mujer.”

Puede que esta no sea la traducción que se escucha en la mayoría de las iglesias cristianas, pero el campo emergente de la “teología queer” cuestiona muchos de los supuestos de la oración y la práctica religiosa tradicional.

“Tenemos que salir de la lente cisheteronomativa que usamos para entenderlo todo”, dijo Pacyniak, que está completando un doctorado en el programa de teología queer y trans de la Universidad de California Riverside. “Tenemos que hacer que la gente trans y queer se vea a sí misma como parte de la liturgia”.

Incluso en María Magdalena, una iglesia que se enorgullece de su naturaleza inclusiva, esto requiere algo de trabajo. Cuando Pacyniak llegó, la liturgia incluía una línea, “Creemos que todas las mujeres y hombres son creades a imagen de Dios”.

“Esto es genial”, dijo Pacyniak a Via después de la misa. “Pero para la gente que no se identifica como mujeres u hombres, eso no funciona”.

La línea fue reescrita: “Creemos que todas las personas de todos los géneros son creadas a la imagen de Dios”.

La creación de una “comunidad de apoyo espiritual” para personas trans y no binarias es un objetivo clave de le recién ordenade sacerdote de María Magdalena. También lo es llegar a les hombres y mujeres de la congregación.

“Hagamos la tienda tan grande y abierta como podamos”, dijo Pacyniak. “Es una oportunidad continua. No te pongas demasiado cómode; ten conversaciones con la gente de los márgenes”.

Todo a su tiempo

En enero pasado, Via asistió a Pacyniak en el altar durante la misa. Le nueve párroque estudió, aprendiendo teología, liturgia y tareas administrativas, antes de ser ordenade diácone en junio de 2019 y luego, el 1 de febrero, como sacerdote. Más de 100 personas asistieron a la ordenación, por lo que la ceremonia se trasladó del pequeño espacio de María Magdalena al elevado santuario gótico de la Catedral Episcopal de San Pablo.

En los bancos estaban les progenitores de Pacyniak, Basia y Bernard; el hermano, la cuñada, dos sobrines y varies primes; amistades de la escuela secundaria, Smith, Harvard y Boston U.; además de docenas de feligreses de María Magdalena.

“Kori es muy abierta y amable”, dijo Carol Kramer, que ha asistido a María Magdalena durante una década. “Creo que será un muy buene pastore”.

Muchas tradiciones religiosas enseñan que todes somos creades como complejes, multifacétiques y amades hijes de Dios. Pacyniak es une pastore y une estudiante de teología trans, sí, pero mucho más: une fanátique del beisbol – con lealtades cambiantes, desde Cachorros a Medias Rojas y Padres – une asistente regular a la Comic-Con y, este sacerdote insiste, une católique. Este tipo de catolicismo puede no ser reconocido por el Vaticano, pero eso no molesta a la familia de Pacyniak, que sigue siendo católica romana practicante.

“Sentimos mucho orgullo por Kori”, dijo Basia Pacyniak. “El movimiento y la comunidad son muy acogedores, muy abiertes, y apoyamos mucho a esa comunidad. Siento que no está en conflicto con el catolicismo que practicamos”.

Pacyniak tiene un sobrino, Nicholas Pacyniak, uno de la numerosa familia en la ceremonia de ordenación. “Sentimos mucho orgullo por Kori”, dijo Basia Pacyniak, la madre de le nueve sacerdote. (Howard Lipin/The San Diego Union-Tribune)

Pacyniak tiene un sobrino, Nicholas Pacyniak, uno de la numerosa familia en la ceremonia de ordenación. “Sentimos mucho orgullo por Kori”, dijo Basia Pacyniak, la madre de le nueve sacerdote. (Howard Lipin/The San Diego Union-Tribune)

La familia Pacyniaks prevé un día en que su iglesia incluirá sacerdotes de otros géneros. Dale tiempo, aconsejó Bernard Pacyniak, de 66 años.

Mucho tiempo.

“Imagino”, dijo, “que en 100 años todo esto será parte de una organización”.