Etiquetas:
  • La víctima sufrió la agresión este domingo por la tarde en las afueras de la localidad de Belvís de la Jara, cuando un individuo le empezó a propinar patadas y puñetazos por todo el cuerpo debido a su condición de chico trans.
  • Desde la Federación Plataforma Trans advierten de la “escalada de agresiones” que se está viviendo y reclama para el agresor el agravante de transfobia.

Fuente (editada): PeriódicoCLM | S. Jiménez | 8 DE FEBRERO DE 2021

La Federación Plataforma Trans ha denunciado la “brutal paliza” que un chico trans recibió este domingo en la localidad toledana de Belvís de la Jara.

Una agresión que se produjo en torno a las ocho de la tarde, cuando A.G., vecino de esta localidad, se acercaba a llevar un televisor a una caseta situada a las afueras del municipio. Allí se encontró con dos individuos con los que mantuvo una conversación.

Tras haber depositado el televisor, cuando se encontraba fumando un cigarro en el exterior de la caseta, se le acercó uno de los dos individuos que le dijo: “a ver si pegas como un chico o como lo que eres, una tía”, haciendo alusión a su condición de hombre trans. Acto seguido empezó a golpearle, tirándole al suelo donde continuó dándole patadas y puñetazos por todo el cuerpo. Hechos que han sido denunciados este lunes ante la Guardia Civil de la localidad.

Una denuncia en la que asegura que en ningún momento agredió a su atacante, y que únicamente trató de protegerse de los golpes y, posteriormente, llamó a urgencias para pedir auxilio.

Este vecino de Belvís de la Jara fue atendido por los servicios sanitarios de la localidad y después en el Hospital Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, donde el parte médico reflejó que la víctima presentaba “contusiones múltiples por agresión”.

Hechos que condena enérgicamente la Federación Plataforma Trans, desde la que solicitan que sobre el autor de la agresión recaiga el agravante de transfobia y reclaman que las personas trans se deben sentir protegidas por las instituciones para confiar en las mismas.

Consideran que esta nueva paliza a un chico trans pone en evidencia la “escalada de agresiones” que se ha vivido en el último año, en el que se ha generado “un clima de hostilidad y odio hacia las personas trans”, tanto desde las redes sociales como fruto de la “impunidad con la que prolifera el discurso de odio”, amplificado en los últimos días con el debate abierto sobre la Ley Trans.

Un debate, subrayan, en el que “parte de los argumentos no se limitan al disenso, sino a la criminalización de los derechos de las personas trans y situar el reconocimiento de estos en un riesgo para toda la ciudadanía”.

En este sentido, a través de una nota de prensa, la presidenta de la Plataforma Trans, Mar Cambrollé, califica estos hechos como “alarmantes”, ya que ponen una vez más de manifiesto “la vulnerabilidad de las personas trans, nuestra exposición a todo tipo de agresiones y la necesidad urgente de tramitar la ley para la igualdad plena de las personas trans como una herramienta de garantía de derechos, de protección contra la discriminación y de reparación de una situación de desigualdad anacrónica y sistemática del Estado por acción u omisión”.

Asimismo subraya que “el odio y la intolerancia son expresiones que ponen en cuestión el Estado de Derecho, y es el antónimo de la igualdad, la libertad y la diversidad”, valores -precisa- que “hacen de la sociedad más justa y democrática”.

 

 

Hechos que también han sido condenados por la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, quien a través de las redes sociales ha manifestado su repulsa por lo sucedido.

“Mi condena y repulsa ante esta brutal agresión”, ha escrito Fernández, “el odio solo provoca dolor y sufrimiento”, y se pregunta si “tan difícil resulta dejar a las personas vivir su vida”.

Un mensaje que la consejera de Igualdad termina enviando “un fuerte abrazo y todo el ánimo del mundo a nuestro paisano”, al que dice: “No estás solo”.