Fuente (editada): EL UNIVERSO | 11 de enero, 2020

En apartamentos de una sola habitación, conocidos como vasci, se encuentra Daniela Lourdes Falanga. Es habitante de Nápoles. “Me he pasado toda la noche dando tests de VIH gratuitos a cualquiera que los pedía”, cuenta esta mujer de 42 años rodeada de carteles y pancartas de la Marcha del Orgullo anual.

“El estigma asociado al VIH sigue siendo enorme en la comunidad transexual, por lo que muchas personas siguen sin hacerse la prueba”, dice Falanga.

Esta pequeña oficina de dos pisos es la sede local de Arcigay, la principal organización LGBTI de Italia. Hace un año, Falanga se convirtió en la primera mujer trans en ser elegida para liderar uno de sus capítulos regionales.

Falanga se comprometió con el movimiento hace una década, luego de que un escándalo sexual que implicó a un prominente político romano generase un clamor público contra la comunidad trans. “Quería que el mundo supiera que no somos monstruos”, dice Falanga. “Transitar me dio libertad real por primera vez en mi vida, por eso tenía que propagar el mensaje”.

Normalmente es asertiva, pero cuando habla del pasado se tropieza con sus propias palabras. “Mi familia nunca me permitió mostrar lo que tenía dentro”, relata. “Yo era ‘el primogénito afeminado’ de una familia de la Camorra y siempre me mantuvieron bajo control”.

Cómo es crecer trans en la Camorra

El padre de Falanga era un jefe local de la organización criminal arraigada en torno al Monte Vesubio. Abandonó a su familia justo después de que Falanga naciera. Ella creció en la pobreza, con su madre.

En su infancia la obligaban a ir a almorzar cada domingo a casa de su abuela. Su padre les hacía mimos a todes les niñes menos a ella. Su indiferencia la hirió: “Me trató como a un objeto inanimado”, confiesa.

Su madre y su abuela escudriñaban cada uno de sus movimientos, reprimiendo cualquier gesto asociado con la feminidad. Nada de música, de cantar o de ver dibujos animados con protagonistas femeninas. “Me daba miedo hasta hablar, porque el tono de mi voz no se correspondía con sus expectativas”. Cuando no estaba a la altura de esas expectativas, su madre le pegaba.

Durante su adolescencia, su padre fue arrestado y desapareció. Su madre empezó una nueva relación con otro hombre, el cual fue abatido a tiros mientras robaba un coche. Falanga tenía entonces 13 años. Desde entonces hasta los 23, cuando ya había transitado socialmente, solo tuvo noticias de su padre una vez: el prófugo envió una carta a un primo cercano en la que prohibía taxativamente cualquier relación con ella, a quien había abandonado.

Crecer en un ambiente tan duro le sirvió a Falanga para aclarar sus ideas sobre su verdadera naturaleza. “Le debo mi certeza de ser una mujer al violento modo en que el mundo me trató”, sostiene.

Nápoles, ciudad de las femminielli

Para alguien como Falanga, Nápoles es un lugar especial. De acuerdo con el activismo, la ciudad acoge a la segunda mayor comunidad de mujeres trans del mundo.

“La Mitología, o grupos particulares que rompen la correlación de la estructura binaria sexual y de género, mezclando características de lo que socialmente se ha creado como masculinidad y feminidad, pueden encontrarse en numerosas culturas”, explica el profesor Paolo Valerio, presidente del Observatorio Nacional de Identidad Sexual italiano. “Pero en Nápoles encontramos una subjetividad muy particular llamada femminielli, mujeres que fueron asignadas como hombres al nacer, y que se piensan a sí mismas y visten como mujeres”.

Su presencia, que se remonta al menos hasta 1586 –cuando el filósofo y alquimista Giovanni Battista della Porta describió en su libro De Humana Physiognomonia a “un personaje afeminado con escasa barba” que huía de los hombres y se hacía cargo con gusto de la cocina.

“Las femminielli, pese a dedicarse con frecuencia a la prostitución, disfrutan del reconocimiento de la comunidad porque participan en la típica feria económica del valle”, dice Valerio. La cultura popular consideraba que las femminielli traían suerte.

Debido a la existencia de una figura tan arraigada, Nápoles tiene fama de ser una ciudad acogedora y tolerante. En 2009, luego de que la policía arrestase a una mujer trans por pertenecer a una familia criminal, algunes analistas llegaron a sugerir que la mafia local era más tolerante que otras.

Falanga, sin embargo, se muestra en desacuerdo. “Los miembros de la Camorra tienen cariño por las mujeres transexuales e incluso tienen relaciones importantes con ellas”, explica, “pero el problema viene cuando es tu hija”.

Veinticinco años después de ver a su padre por última vez, se lo encontró en un colegio local, donde ambes habían sido llamades a contar su historia al estudiantado. Él estaba en prisión tras haber sido condenado a cadena perpetua. “Te has vuelto hermosa”, le dijo él. “Y luego nos pasamos todo el evento llorando”, recuerda la mujer.

La familia es clave para adolescentes trans

Falanga es escéptica respecto al presunto respeto de la sociedad napolitana hacia las personas trans, pese a la tradición de las femminielli. “Hasta ahora, Nápoles ha aceptado un fenómeno social que implicaba prostitución y marginalidad, pero lo que las mujeres transexuales son asociadas directamente con el trabajo sexual”, opina.

Estas barreras a una verdadera aceptación han condenado a las generaciones mayores a vivir como parias. “Si tu cuerpo no encajaba en las representaciones binarias del género, eres expulsade del mercado laboral”.

Por eso empezó a trabajar con negocios locales, como la empresa de transporte público napolitana ANM y el Teatro Mediterráneo, para promover una cultura de igualdad de oportunidades.

No obstante, cuando se trata de ayudar a la adolescencia trans a vivir una vida sana y plena, la familia juega un papel crucial. Falanga se encuentra a menudo con progenitores de menores trans en su trabajo. Cree que la nueva generación muestra una mayor comprensión por el sufrimiento asociado a la incomprensión de la identidad sexual, en comparación con sus progenitores. Algo que le da esperanza de cara al futuro.

“Si creces cerca de tus seres queridos, puedes construir tu existencia con autodeterminación”, concluye. “De lo contrario, esta sigue siendo una ciudad complicada para vivir”.

Etiquetas del articulo: , , , , , , , , , , ,