Etiquetas:
“Ninguna lucha tiene que ser en detrimento de la otra”, aseguró María Jesús Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, y señaló que la ley es es compatible con la agenda feminista

Fuente (editada): vozpópuli | 10/11/2020

La portavoza del Gobierno, María Jesús Montero, aseguró este martes que el derecho de autodeterminación de la identidad sexual que reconocerá previsiblemente la Ley trans es compatible con la agenda feminista, después de que varias mujeres vinculadas al PSOE se hayan opuesto a reconocer que la identidad sexual es independiente de la apariencia corporal.

“Ninguna lucha tiene que ser en detrimento de la otra”, aseguró Montero en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La Ley trans pretende “que se reconozca la lucha” de este colectivo y supone un “avance en derechos” de forma “más garantista”, ya que “a determinadas personas se les ha negado una igualdad de oportunidades”.

Una ley polémica

Esta ley ha levantado espinas en algunos sectores del feminismo. De hecho, varias mujeres del PSOE enviaron hace unos días una carta al Ministerio de Igualdad en la que se oponen a que se reconozca la autodeterminación de la identidad sexual, algo que permitiría a las personas trans a ser reconocidas en el Registro con el sexo con el que se identifican.

El escrito, apoyado por históricas socialistas como Amelia Valcárcel o Ángeles Álvarez, señalaba que “la expresión género sentido o sexo sentido aluden a algo subjetivo, inverificable en sus consecuencias jurídicas, más allá del sentimiento interno”.

Y es que consideran que “para el feminismo, el género ha sido siempre esa construcción jerárquica de los estereotipos sexuales que ha fundamentado la desigualdad y la opresión de las mujeres”.

Por el momento, las personas trans necesitan -salvo en algunas comunidades autónomas- un certificado médico que constate que tienen “disforia de género” para que así se les reconozca su identidad, lo que supone la patologización del colectivo trans.

El Parlamento Europeo ya instó en 2019 a los gobiernos a incluir en sus legislaciones el derecho de la autodeterminación de la identidad sexual, de forma que no se requiera ninguna autoridad médica o legal para ver reconocida la propia identidad. En España, esto sólo se ha conseguido en algunas comunidades como Madrid, Andalucía o Comunidad Valenciana, entre otras.