Etiquetas:

Fuente (traducida y editada): The Spaces In Between | Jessica Ann Vooris | Febrero 28, 2018

Los campos de conocimiento en torno a la infancia trans, con género creativo y homosexual están cambiando y creciendo rápidamente. Si bien las infancias de género no normativo, queer e incluso trans han existido antes, en mi trabajo sostengo que las formas particulares con las que estamos respondiendo y nombrando a les niñes queer y trans en el siglo XXI son únicas. A medida que un número cada vez mayor de criaturas declara identidades homosexuales, trans, queer y con género creativo, y expresan abiertamente sus identidades, géneros y deseos, están viviendo una infancia diferente a la de generaciones anteriores. Estamos viendo la evolución del conocimiento en tiempo real, a medida que las investigaciones producen información y datos más matizados, y las familias son pioneras en diferentes formas de crianza de su descendencia.

Recientemente me he fascinado con dos nuevas categorías o formas de nombrar a las infancias que se están criando de una manera consciente de su sexo y género, y/o niñes que expresan su identidad, género y sexualidad de manera creativa: theybiesdragkids. En muchos sentidos son simplemente nuevas etiquetas para describir cosas que han sucedido siempre, como explicaré más detalladamente a continuación, y sin embargo, la visibilidad de estas criaturas en varias plataformas de internet también apunta a una creciente aceptación social en torno a la expresión de género expansiva de la infancia.

Theybies es una cuenta de Instagram, así como un hashtag utilizado por las familias en Instagram. Se refiere a bebés y niñes pequeñes cuyes progenitores / cuidadores les están criando de una manera neutral en cuanto al género. Estas familias no visten a su descendencia según el género binario, les dan libertad para explorar una amplia variedad de juguetes, ropa y colores, y les tratan con el pronombre “elle” hasta que tienen la edad suficiente para declarar su propio sexo.

Estoy particularmente interesada en estos relatos de crianza porque mi investigación comenzó hace casi una década debido a une theyby, aunque les progenitores de Storm no utilizaban aún esa palabra. Storm fue noticia internacional cuando sus progenitores declararon que no revelarían el sexo de su bebé en una entrevista con el Toronto Star. El artículo se volvió viral rápidamente, lo que provocó respuestas apasionadas, pero también una fuerte oposición de lectores de todo el mundo, incluidas acusaciones de que se trataba de abuso infantil. Kathy Witterick y David Stocker, les progenitores de Storm, creen en la crianza democrática y querían que Storm creciera con más opciones y menos limitaciones en cuanto al género. Su historia y la ansiedad que suscitó en los medios de comunicación me fascinaron y proporcionaron las semillas para mi investigación de doctorado.

La historia de Storm también señaló las formas en que confundimos genitales, sexo y género, ya que los titulares declararon que la pareja estaba criando une “bebé sin género” cuando en realidad lo que no estaban haciendo público eran los genitales de Storm. Otros titulares afirmaron que estaban manteniendo el sexo de Storm en secreto, aunque la realidad era que sus progenitores creían que nadie más que Storm podía determinar su propio sexo.

Las historias sobre la familia también mostraron un malentendido sobre lo que es la “crianza neutral en cuanto al sexo / género”. De hecho, no se trata de borrar el sexo y criar descendencia “sin género”, sino de expandir las opciones de género para las infancias y darles autodeterminación en su identidad sexual, como Jane Ward explica claramente aquí  y aquí, y Arwyn Daemyr explora en su libro sobre la crianza de les hijes con diversidad de sexo / género.

A lo largo de los años he estado al tanto de la pequeña Storm y he leído con interés las historias de otres bebés que fueron criades sin una designación de género, como Pop de Suecia y Sasha en el Reino Unido. Hay muchas familias que apoyan dar opciones a sus criaturas con respecto a juguetes y ropa, pero son menos las que mantienen en privado el sexo asignado al nacer. Y menos aún quienes hacen pública esta decisión.

Cuando Storm tenía tres años se publicó una noticia de seguimiento, “¿Recuerdas a Storm?. Y me fascinó saber que Storm se llamaba a sí misma a veces como niño y en otras ocasiones como niña. Y luego, en 2016, justo cuando estaba terminando mi doctorado, salió otra actualización: Bebé Storm cinco años después”

Ajá, pensé, Storm era una niña. Fue satisfactorio tener una respuesta a algo por lo que había sentido curiosidad durante muchos años. Pero luego me di cuenta: No, Storm es una niña. Todavía sigo sin tener ni idea de qué fue asignada al nacer y, francamente, es extraño que quiera saber qué hay entre sus piernas. En el artículo Bebé Storm ahora”, su padre reflexiona sobre los últimos años y cómo han cambiado las cosas en la sociedad. Él piensa que su historia hoy sería menos sensacionalista, pero también señala que todavía hay pocas personas que tomarían la misma decisión que elles y que la sociedad sigue limitando la capacidad de la infancia para tomar decisiones por sí misma.

Aún así, actualmente parece que hay al menos unas pocas familias más que están criando visiblemente a les theybies y publicándolo en las redes sociales. Junto a Theybies, también está Raising Zoomer y otras cuentas que se pueden encontrar a través del hashtag #theybies. A un nivel muy básico estas cuentas de redes sociales muestran cómo “elle” se está utilizando como un pronombre de tercera persona de género neutro. También evidencian que algunas familias eligen la crianza con género creativo no solo como una reacción a que su criatura tenga un género no normativo, sino como base fundamental de su filosofía de crianza desde antes del nacimiento y más allá.

Criar 'theybies'

Les progenitores de Zoomer también tienen un blog dedicado a enseñar a otras personas sobre la crianza con género creativo (GCP), e incluye artículos sobre cómo sortear las preguntas de gente extraña sobre el sexo de Zoomer, comentarios sobre el interés que tiene la sociedad en conocer los genitales de les bebés y respuestas a la idea de que GCP es un experimento social (spoiler: sí, lo es, todas las crianzas lo son). También escriben sobre cómo sus propias decisiones de crianza fueron moldeadas por las historias de Storm y Sasha. 

Me emociona ver crecer a Zoomer y estes otres theybies. El número de progenitores que toman estas decisiones sobre la crianza de su descendencia puede ser pequeño, pero estoy ansiosa por seguir sus viajes. Muchas personas en esta sociedad todavía están muy interesadas ​​en mantener el binario de género (¡miren lo populares que se han vuelto las fiestas de revelación de sexo en los últimos años!) Y sin embargo, estas familias, y las familias de muchas infancias con género creativo, están eligiendo caminos diferentes para su descendencia. Como alguien que se preocupa profundamente por nuestra manera de pensar sobre el sexo de la infancia, estoy fascinada con las historias de estas familias y las formas en que las opciones sexuales de les niñes se están expandiendo a través de sus opciones de crianza.

Más allá de las cuestiones de sexo y género, mi investigación ha demostrado que las decisiones que toman les progenitores de infancias trans, con género creativo y homosexuales están influenciadas por la comprensión de la autonomía e independencia de les niñes. En última instancia creen que tienen capacidad para conocerse a sí mismes y que deben tener el derecho de tomar sus propias decisiones sobre su cuerpo, su identidad y su expresión de género. Sus opciones de crianza también están determinadas por lo que yo llamo “trabajo de anticipación” e inversiones particulares en el futuro de su descendencia.

Me encantaría hacer un estudio etnográfico y entrevistar a las familias de theybies algún día, para ver en qué se parecen y en qué se diferencian sus filosofías con las de las familias de infancias trans / con género creativo / homosexuales que entrevisté. Hasta entonces, agradezco la oportunidad de ver a través de las redes sociales cómo estes pequeñes crecen y exploran su mundo. ¡Algunes de elles son tan tiernes!, y están cambiando la sociedad paso a paso.